Yogures, mentiras y consumo responsable

  Leo en un lugar llamado Gastronomía&Cía que Actimel se ha llevado el Premio a la mentira publicitaria más inso…

Donde está la salida

Hoy escribe Nicolás Sartorius en El País un certero artículo títulado Un Estado de bienestar global en el que habla de l…

Ironía y birra fría

Cuando Pedro me invitó a participar en este blog me dijo que era libre para hablar de lo que quisiera. Pero está claro qu…

Donde viven, donde vivimos

Desde 2008, por primera vez en la Historia, más gente vive en ciudades* que en el campo. Un tercio de esa gente, más de m…

La hora del Planeta (ya sólo nos quedan 23)

  Por si alguien aún no se ha enterado, este sábado, a las ocho y media de la tarde, es la hora del Planeta. «La may…

Gaia sobrevivirá, ¿nosotros?

Un libro de un ecologista que viene de vuelta. La venganza de la Tierra, de James Lovelock, no es lo mejor para subir la…

Un pensamiento para “ellas”

Hay unas “ellas” en el mundo de hoy que están haciendo una diferencia enorme. Hay unas “ellas” que si no fuera por ellas,…

Despacito y buena letra

  Un texto interesante ayer en El País sobre la filosofía del decrecimiento, la negación de la codicia y la convenie…

Yo no te pido la luna.

Los militantes del romanticismo más hortera y materialista están de enhorabuena, los precios de las parcelas en la luna e…

Viene Van

Otra noticia que ha pasado un poco desapercibida. Y esta vez es buena. El presidente Obama tiene desde hace unos días un…