Agüita amarilla

Seguimos informando sobre ecología escatológica. Seguimos leyendo Treehugger (que esta vez lee el New York Times). El deb…

La pelea es el mensaje

  La noticia tiene seis días, una eternidad, pero ha pasado un pelín desapercibida: los directivos del diario 20 min…

No hay ética sin estética

Leí hace tiempo que la realidad no existe, sólo existe la percepción de la realidad. Con ir bien vestido, pongamos por ej…

¿Solidaridad ilegal?

  Hay leyes que cuesta entender. Hay leyes, esas leyes inexplicables, que conviene desobedecer. El artículo 53.2.c d…

Estamos solos pero somos muchos

Esta mañana mientras daba un paseo, se me venía a la cabeza la desaparición de los grandes depredadores. No, no estoy pe…

La crisis tiene gracia

Como un Cámera Café con menos chiste y más duro (por realista). Entonces llegamos al final es la primera novela de Joshua…

Sostenibilidad en el retrete

Leo en Treehugger que lo lee en el Guardian: limpiarse el culo con papel después de haber satisfecho las obligaciones int…

Cero Zapatero

  Cinco organizaciones ecologistas de las grandes han puesto nota a la política ambiental del Gobierno de Zapatero: …

Ética para el capital

«Ha llegado el momento de que la dirección de empresas también adopte su propio código deontológico (un ‘juramento hipocr…

Bárbara, Majora y la ciudad ecológica

  Bárbara Celis es una (excelente) periodista free lance que escribe para El País y otros medios importante de todo …

Si te apetece estar al tanto de las cosas que «trasteamos» desde Quiero.