Con tu permiso

Por José Illana, fundador de Quiero.

¡La madre que nos parió, ya somos BCorp!

Para todas las personas que formamos parte de Quiero representa un orgullo poder formar parte de la comunidad Bcorp. Un auténtico ejercicio de equipo que durante muchos meses nos ha llevado a pelear cada punto.

Gracias Patricia, Paz y Jose por llevarnos a todas y todos durante estos dos años por los mundos del análisis, el procedimiento, el indicador, el no es suficiente, el volvamos a empezar, el no me jodas.

Cada uno sabemos, o no, por qué hacemos las cosas. Desde Quiero decidimos ser Bcorp porque queríamos ser mejor empresa, porque queríamos hacerlo mejor, porque gente que nos quiere desde la organización siempre nos respetó desde nuestra posición y nos trató como uno más. Pero es importante decir que no es lo mismo sentirse Bcorp que ser una Bcorp. Ese ha sido parte de mi viaje.

En una ocasión hablando con Andrew Kassoy, uno de los fundadores, le ponía el ejemplo de un piso compartido donde el sucio y egoísta compañero de piso, muchas veces, se queda con el piso y el otro, harto, se va a buscar otro lugar donde vivir. Le contaba esto para trasmitirle la sensación que tenía al ver la cantidad de movimientos e iniciativas que están surgiendo alrededor de ese compañero de piso sucio y egoísta, que sigue ahí, ocupando el que era tu hogar.

No tengo claro que lo entendiera muy bien, mi inglés no da para metáforas, pero me trasmitió que el reto no estaba en la confrontación, sino en buscar, compartir y hacer. Son buenos tiempos para ello.

Han pasado más de seis años desde que decidimos traer a nuestro primer Sustainable Brands en Barcelona, a un señor que se llama Pedro Tarak para hablar de Bcorp y Sistema B. Desde entonces han sido muchas las conversaciones con Sandra Pina, Pedro Tarak, Sonia Castañeda, Daniel Truran, Pablo Sánchez, Jordi Juanos, Víctor Viñuales, Leo Gutson, Juanjo Manzano y Carol Blázquez… Gracias a todas y todos.

Como diría un amigo guatemalteco. Aquí estamos para servirle a usted y a toda su familia.

Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *