“El aumento de los fenómenos extremos es real y es indicativo de que vamos hacia un clima más hostil”

Martín Barreiro nos acompaña desde hace 18 años informándonos de El Tiempo en El Telediario de TVE. Como meteorólogo no duda en afirmar que el cambio climático es una realidad ya en España y durante la COP25 ha participado en un encuentro en el que nos trasladaba a escenarios afectados por el impacto del cambio climático en nuestro país. Confía en que la Cumbre del Clima que ha acogido Madrid termine con un compromiso real de los gobiernos y se aumente esa ambición climática que demanda el Acuerdo de París.

Barreiro ensalza la capacidad de movilización de la juventud frente al clima, el efecto aglutinador de Greta Thunberg y demanda mayor compromiso de todos: políticos, empresas y sociedad civil para impulsar la transición hacia una economía baja o neutra en carbono.

¿Cómo vive un meteorólogo el cambio climático?

Llevo 18 años en comunicación de meteorología, como hombre del tiempo, y os puedo decir que personalmente percibo perfectamente los cambios de qué tiempo contábamos hace unos años y qué tiempo tenemos que estar contando ahora. El aumento de los fenómenos extremos es totalmente real. Se puede cuantificar, de hecho. Hay cada vez más eventos extremos, más episodios de calor más extensos, olas de calor más largas… El verano ha aumentado un mes y una semana, la época canicular es más dura, en España en particular, con récords que se baten una y otra vez. Puede que un año no sea más cálido del anterior, pero siempre se están sobrepasando umbrales en algún sitio, y esto es un indicativo clarísimo de que vamos hacia un clima mucho más hostil en nuestro entorno, para nuestra especie y para las demás especies.

Si no producimos los cambios necesarios, y no conseguimos que los políticos tomen las iniciativas que tienen que tomar los estados miembros, puede que lleguemos a un punto de no retorno donde el clima será ya muy hostil y muy difícil de solucionar. El problema del cambio climático tiene solución actualmente, pero no podemos dejar que se cierre la ventana que queda para ello. Queda muy poquito margen para que se reduzcan las emisiones. Tenemos que reducir, tenemos que reutilizar y tenemos que reciclar. No se pierde calidad de vida, seguiremos siendo felices, seguiremos viviendo bien y tendremos un futuro nosotros y dejaremos un futuro a nuestros hijos y nuestros nietos. Es crucial hacer algo ya.

Hablas en plural, entiendo que estás involucrando a todos: políticos, ciudadanía, empresas…

Por supuesto, en realidad no se puede depositar la responsabilidad en ningún grupo en particular. Obviamente, hay gente que tiene más capacidad de decisión que otros, pero cada uno de nosotros puede producir un cambio.

Hay un ejemplo que se ve muy bien: la gente hablaba hace tiempo del cambio climático como un petrolero sin mandos que va a la deriva. Se mueve y es muy difícil controlar la inercia de un barco de toneladas, nadie puede frenarlo. Pero en realidad a mí me gusta más pensar en el cambio climático como una bandada de mirlos que vuelan juntos al unísono y van directos hacia una pared, hasta que uno se mueve, y entonces todos cambian el rumbo y no se estrellan contra la pared. Creo que somos lo suficientemente inteligentes, estamos lo suficientemente capacitados y tenemos las sensibilidades necesarias como humanos para dar ese cambio de timón.

Y, efectivamente, somos todos responsables en el proceso, lo somos para elegir a los políticos que tomen las decisiones necesarias, en nuestro día a día, en transmitir ese problema a nuestro entorno, a nuestros hijos y nuestros nietos. Debemos exigir a los que toman decisiones importantes que las tomen en favor de la lucha contra el cambio climático.

¿Consideras que se está viendo una mayor conciencia social en torno a la emergencia climática en estos últimos años o a través de movimientos como el de Greta Thunberg?

Totalmente, de hecho, con respecto a las publicaciones de comunicación de cambio climático está habiendo un incremento. En concreto en España, en noviembre de 2019 se ha producido un aumento del 64% en publicaciones sobre cambio climático y sobre calentamiento global respecto a noviembre de 2018. Estamos teniendo un pico de atención de interés en el cambio climático, y esto se puede medir por el número de noticias en los medios de comunicación.

Pero quiero poner aquí un punto y recordar que esto mismo sucedió en 2009, en la Cumbre de Copenhague, que fue el mayor fracaso en el avance contra el cambio climático a nivel de negociaciones. En esa cumbre no se llegó a ningún acuerdo. Y de haber sido el momento de mayor comunicación, de mayor difusión, de mayor concienciación hasta la fecha, pasó a ser el punto en que prácticamente se dejó de hablar de cambio climático. Y hasta 2014 no se empezó a remontar otra vez. No quiero ser pesimista, solo quiero llevar la atención a que ahora es el momento de esto no se quede en palabras, en manifestaciones de la gente joven, que se está desgañitando para conseguir un futuro para ellos. Hay que escucharles, no solo está Greta.

Greta es un revulsivo fenomenal, es un halo de luz en las tinieblas. Para nosotros, los que comunicadores en cambio climático, que una niña haya llegado tan lejos con un mensaje tan contundente, tan poderoso y tan real es una maravilla. Los que realmente sabemos del problema nos congratulamos de ello. Los que la critican o tienen intereses o son unos necios, o ambas cosas. Lo crucial es darnos cuenta de que estamos en un momento clave, aprovechando la demanda social para que se tomen las medidas necesarias.

Consideras que hay una saturación de datos y desde los medios contribuís a ello, pero a veces no movilizan lo suficiente, ¿estamos en un momento en que hay que movilizar desde otro lado?

Cualquier lado es bienvenido, desde luego. Por nuestra parte, en Radio Televisión Española la mayoría somos meteorólogos de carrera. Yo mismo trabajé en investigación de meteorología muchos años, y sé lo que es una publicación científica, lo técnica que es y lo difícil que es de entender para la gente que es profana. Nosotros llevamos mucho tiempo masticando esos datos para deglutirlos y hacerlos digeribles para el resto de la gente. Es verdad que a veces se dan elementos excesivamente técnicos, pero tampoco pasa nada. Hace un tiempo la gente tampoco sabía lo que eran las isobaras, y ahora todo el mundo sabe lo que es un anticiclón, o al menos que el anticiclón trae buen tiempo. No está mal ir introduciendo elementos distintos para que la gente vaya entendiendo cosas distintas. Nosotros somos muy recalcitrantes, y en los decálogos de buenas prácticas comunicación una de las claves es repetir el mensaje. Aunque sean conceptos complejos creo que es conveniente tratar de explicarlos de forma sencilla y repetirlos muchas veces.

Termina la COP, y ahora, ¿cómo sigue esto? Actualmente hay un flujo mediático importante, pero luego, ¿qué?

Ésa es mi preocupación principal. Yo espero que en la COP25 haya papel que no sea papel mojado. Espero que el día después podamos decir que los estados han tomado decisiones. Eso es lo principal. Pero creo que la sociedad civil, pase lo que pase en la COP, no debe perder la esperanza. Creo que las administraciones tienen que seguir y nosotros tenemos que seguir exigiendo y apretando a toda máquina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *