“Esta COP25 tiene que ser un punto de inflexión en la agenda internacional”

Ni azul ni verde. La Fundación Biodiversidad ha inaugurado en esta COP25 un nuevo espacio “turquesa”, donde la sociedad civil puede escuchar y conocer qué ocurre en las negociaciones políticas de alto nivel que tienen lugar en la zona azul, Además de esta novedad, la Fundación ha presentado un nuevo visor de escenarios climáticos que permite realizar proyecciones y visionar diferentes escenarios climáticos y proyectar planes de adaptación y acción. Una innovación española que ya está siendo utilizada de base por los investigadores del IIPC, según nos cuenta Sonia Castañeda, Directora de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica.

Ya casi finalizando la COP25, ¿cómo estáis viviendo esta Cumbre desde la Fundación Biodiversidad?

No sólo nosotros, sino también otras organizaciones que están vinculadas a hacer realidad esta zona verde de la COP25, la estamos viviendo con muchísima intensidad y felicidad.

Han sido cuatro semanas de intenso trabajo para hacer que esta zona verde, que era una hoja en blanco, sea lo que vemos hoy: 3500 m2 con más de 500 actividades en dos semanas, organizadas en un tiempo récord. Creo que la elección, el aprendizaje que hemos tenido de esta experiencia, ha sido muy positiva porque la sociedad civil española, latinoamericana e internacional tenía ganas de movilizarse. Hoy esta zona verde de la COP25 Madrid es un lugar de mestizaje, donde entidades de la sociedad civil -con jóvenes de pueblos indígenas-, representantes del mundo corporativo, de la ciencia y de otras instituciones, están confluyendo en un único espacio. Tenemos una zona central que es Ágora, donde confluyen personas de organizaciones diversas y con miradas diferentes, pero que comparten un sentimiento común de urgencia para actuar e intentan encontrar una solución a este gran reto que tenemos como humanidad, como es el cambio climático.

¿Cuáles son las iniciativas que habéis presentado desde la Fundación en esta COP25?

Principalmente hemos estado junto a la oficina española de cambio climático y la oficina de la Agenda 2030, impulsando que sucediera la zona verde. Por otro lado, como Fundación vinculada al Ministerio, hemos realizado jornadas relacionadas con la conservación de las áreas marinas protegidas, que son parte de la solución para que este planeta azul siga cumpliendo su función.  Hemos traído también otras iniciativas vinculadas con género (hemos visto que el colectivo de mujeres es un gran afectado por el cambio climático), medio ambiente e iniciativas para la adaptación al cambio climático.

Por otra parte, tenemos la suerte de poder coordinar uno de los principales proyectos vinculados a la adaptación al cambio climático. En esta COP hemos presentado tanto en la zona verde como en la zona azul, un visor de escenarios climáticos:  una herramienta útil que nos ayuda a proyectarnos y visionar cómo se veían los distintos escenarios. Este visor ya está siendo utilizado por instituciones científicas y administraciones, porque desde el punto de vista científico y a la hora de diseñar los planes de adaptación al cambio climático, no es lo mismo si estos están destinados a una localidad del norte de la península o del sur, por ejemplo.

Estamos muy contentos porque este visor está siendo utilizado no sólo en España, sino que además está sirviendo de base a IPCC, el panel intergubernamental de cambio climático, para que puedan desarrollar una herramienta similar.

«Durante esta COP25 hemos presentado un visor de escenarios climáticos para poder diseñar mejores planes de adaptación al cambio climático«

¿Cuál sería para vosotros la foto de éxito de esta COP25?

Desde la mirada de la zona verde, que fuese un punto de inflexión en cómo la sociedad civil participa. La zona verde es un manifiesto, una nueva manera de incorporar la participación y las acciones ciudadanas. Por eso nos hemos inventado en esta COP25 un nuevo espacio “turquesa”: una zona de diálogo y de confluencia donde la sociedad civil escucha y conoce qué está pasando en la zona azul y puede debatir y contribuir. Esta zona turquesa que hemos puesto en marcha es un piloto que quizás en otras COPS pueda ser útil.

¿Cómo te gustaría que terminara esta COP25 a nivel personal?

Me gustaría que fuese un punto de inflexión. Llevamos 25 años de Cumbres y la emergencia climática ya está en la agenda internacional. Hemos avanzado desde los países, las empresas, las ONGS… pero son 25 años y ya estamos adaptándonos al cambio climático. Tenemos que ser conscientes de la necesidad urgente de actuar.

Hay una cosa que a mí me genera esperanza: como país hemos conseguido que la COP25 sucediera, en muy poco tiempo. Y eso ha sido porque había una sensación de urgencia. El día dos de diciembre empezaba la COP25 en Madrid, si o sí. Y nos pusimos a trabajar para hacerlo posible. Algo parecido tiene que pasar en todos los niveles: es necesario actuar ya. Nos falta ese click para sentir la necesidad imperiosa de actuar en todos los niveles. Cada uno de nosotros en nuestra casa, en las empresas, como consumidores, en el ámbito de la política…  

Esta COP, que si bien sigue siendo liderada por Chile está pasando aquí, es una presión añadida para que desde España se tomen a nivel gubernamental compromisos más fuertes y arriesgados a nivel de emisiones.

España está tremendamente comprometida con el cambio climático. Somos una sociedad concienciada. Los europeos y los españoles lo identificamos como problema. Pero nos falta hacer el click para empezar a actuar. El lema “Tiempo de actuar” es tan sencillo como sumamente importante.

¿Qué podemos esperar después de que termine esta COP?

Es una pieza más del camino. Hubo COPs muy emblemáticas, como la de París. Esta es una COP para seguir avanzando, una carrera de fondo donde todos los pasos son importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *