Iluminando ciudadanía

En Haití conseguir cualquier cosa elemental de la vida diaria es una odisea. De lo poco que sobra: 365 días de sol  y gente joven con ganas de tener una vida mejor (se estima que el 70% de la población en edad de trabajar no puede acceder a un empleo). Esto fue lo que pensaron Jean-Ronel Noël y Alex Georges, dos jóvenes haitianos egresados de universidades canadienses que en 2004, tras dos años de intensa actividad experimental, fundaron Energies Renouvelables S.A(ENERSA), la primera empresa 100% haitiana en producción de módulos fotovoltaicos y bombillas de bajo consumo para la vía pública.

La idea inicial se lanzó gracias a un proyecto de investigación y desarrollo en un vivero de empresas. Y el soporte lo dieron la ONG Haitian Partners for Christian Development y el experto mundial en energía solar Richard Komp, quien actualmente viaja a países en desarrollo (Nicaragua, Mali, Haití, etc) para dar formación sobre como diseñar y fabricar paneles solares.

En ENERSA los empleados son principalmente jóvenes de Cité Soleil – una de las barriadas más peligrosas de Puerto Príncipe -; reciben capacitación y gracias a este empleo, pueden salir adelante y alejarse de las bandas delictivas. Al respecto, sus propietarios afirman «Aquí no sólo creamos equipamiento solar, sino ciudadanía. La gente tiene que sentir que tiene un futuro en el país».

Entre las últimas innovaciones de esta empresa está una caja adosada a los postes de luz, que contiene enchufes especiales; en ellos, la gente puede recargar sus teléfonos móviles: fundamental para abordar los retos sociales que pueden cambiar el mundo como ha reiterado Jeffrey Sachs.

Por otra parte, Jean-Ronel y Alex tienen muy claras sus ventajas competitivas:

  • Precio más bajo del mercado
  • Resistencia a huracanes basada en diseños hechos por personal que conoce el terreno y las necesidades de la población
  • Instalación manual, lo que les permite acceso a las zonas rurales
  • Baterías que no requieren mantenimiento

Su mayor ventaja es su compromiso y el de aquellos que trabajan, orgullosos, para ellos.

«Desde el primer día, pagamos alrededor de cuatro veces el salario mínimo. Pagar un salario decente fue nuestra inversión inicial, que se manifiesta en el rendimiento que nos están dando. Nuestros empleados están muy motivados y confiamos en ellos al cien por cien».

Foto: j-klam

4 comentarios en “Iluminando ciudadanía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *