Las humanidades, las ciencias sociales y el arte, claves para la construcción de un futuro sostenible

Entrevista a Julia Black, profesora y directora estratégica de innovación en la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres y miembro de la Academia Británica. Julia Black es una de las promotoras de “SHAPE”

“SHAPE” -Social Science, Humanities and the Arts for People and the Economy-, es el nuevo término que se ha creado para designar a este bloque de materias de corte humanista. Desde el Reino Unido, se pone en marcha una campaña con el objetivo de poner en valor este tipo de asignaturas que vienen arrastrando una baja popularidad entre los estudiantes. Se trata de una iniciativa liderada por la London School of Economics que junto al Arts Council England, busca incentivar a los estudiantes a cursar este tipo de disciplinas académicas.

P. ¿Podrías por favor explicarnos de qué se trata la campaña SHAPE?

«SHAPE» significa ciencias sociales, humanidades y artes para la gente y la economía. Y la fuerza motivadora detrás de esto es realmente la de tratar de articular para la gente, el valor de nuestras asignaturas y lo distintivo que traen y también tratar de permitir a la gente a entender un poco más lo que está involucrado en las ciencias sociales, humanidades y artes, lo que cubren. Asimismo la campaña tiene como objetivo elevar su perfil y que sean reconocidas como de igual valor a las materias STEM. Y en este momento, podríamos discutir ¿Por qué? ¿Por qué necesitamos un nuevo término? Mucha gente ha estado defendiendo el valor de las ciencias sociales y las materias de artes y humanidades. Entonces, ¿por qué la necesidad de un nuevo término? Pero una de nuestras ideas, que estamos tratando de probar, es que por el momento esos argumentos son bastante difusos. El sector del arte está haciendo sus reclamos y las humanidades y las ciencias sociales, y se vuelve bastante difuso. Y lo segundo es que cuando se les da un término colectivo, suele ser un término negativo, que no es STEM. Así que tienes STEM y no-STEM. Pensamos que esta es una mejor manera de articular el valor de las materias, lo que ofrecen y lo que hacen. Y al tener un nombre colectivo, le da voz adicional a las personas que están defendiendo el valor de las artes o las humanidades o cualquier otra dimensión de las materias SHAPE. La creación de un término que las abarca, permite articular este discurso en un contexto más amplio

Una de las cosas en las que también queremos hacer hincapié es que no estamos estableciendo SHAPE como competencia de STEM. Esa no es la cuestión en absoluto. De hecho, una de las cosas que estamos tratando de articular y defender es la verdadera interdisciplinariedad para que puedas tener materias SHAPE y STEM trabajando bien juntas. Y es que realmente se necesita tener a las materias SHAPE y STEM trabajando a la vez. Si vamos a abordar algunos de los grandes desafíos sociales que tenemos, las dos son necesarias.

P. ¿Qué nos aportan las humanidades?

Las humanidades son sobre las personas. Quiero decir, si quieres entender a la gente y a las sociedades y a grupos de personas en diferentes configuraciones, ya sea en organizaciones o negocios o familias o grupos culturales, son personas y las humanidades nos permiten entender a la gente. Las ciencias naturales nos permiten entender el mundo natural, las humanidades son la ciencia de las personas y las sociedades. Y somos bastante críticos con la forma en que actualmente funciona el mundo. Así que sin esa comprensión realmente profunda, no podremos comprender instrumentalmente cómo las diferentes tecnologías han sido adoptadas o cómo la gente puede interactuar con ellas, pero más intrínsecamente, no podemos entender quiénes somos y quiénes hemos sido en diferentes tiempos y en diferentes lugares.

P. Personalmente creo que introducir el término economía en la etiqueta SHAPE, hablar de la economía, es un punto muy interesante, porque la conexión no viene naturalmente a la mente en la sociedad actual. Así que cuando dices que las humanidades son buenas para la economía, ¿A qué te refieres exactamente?

Tenemos cierta flexibilidad en la E, así que en inglés podemos usar Economía o Medio ambiente (Environment) y hay veces que ayuda a posicionar SHAPE en el contexto del medio ambiente como alternativa.

En cualquier caso, incluir la palabra Economía en el acrónimo, es en parte para tratar de entrar realmente en el discurso político, y es que realmente necesitamos centrarnos en la economía y ciertamente necesitamos hacerlo ahora en tiempos de COVID. Para que una economía funcione, es esencial tener en cuenta la salud y el bienestar de todas las personas de nuestra población. Y creo que a menudo subestimamos o se subestima el valor que las materias SHAPE ofrecen a la economía.

Y son valiosas de múltiples maneras. Podemos hablar de las competencias en sí mismas que se desarrollan a través del estudio de las materias SHAPE y tienen que ver con el rigor de la investigación analítica crítica, pero también con la interpretación y la empatía. Hay una serie de habilidades que tienen que ver con los métodos que se utilizan en las ciencias sociales, las humanidades y las artes y son los métodos de investigación. También hay que tener en cuenta la mentalidad que tiene que ver con el cuestionamiento y la creatividad y que no es necesariamente única a las materias SHAPE. Pero creo que la empatía, la comprensión, el reconocimiento intercultural del hecho de que las cosas se desarrollan de manera diferente en las diferentes culturas es lo que importa. Ese es un aspecto muy importante que las materias SHAPE dan a las personas en términos de esa mentalidad. Y luego, finalmente, los diferentes modos de expresión que pueden ir desde las estadísticas hasta las artes escénicas.

Todo este compendio de habilidades, métodos, mentalidades y modos de expresión, son muy valiosos para la economía. También las áreas de conocimiento relacionadas con las materias SHAPE son críticas para las diferentes partes de la economía.

Muchos de nosotros nos estamos moviendo hacia economías mucho más basadas en los servicios, como es el caso del Reino Unido, por ejemplo, ya que el 80 por ciento de nuestro menguante PIB también procede de la economía basada en los servicios. Una proporción importante de la cual proceden de los servicios profesionales, que son los servicios financieros, los servicios jurídicos que también son las también asignaturas de las ciencias sociales que conforman estas materias. Pero también, creo que subestimamos el valor de nuestra industria de las artes creativas y de nuestra industria del patrimonio cultural que una vez más, que se nutre de los conocimientos, no sólo de las habilidades que se aprenden a través de las asignaturas SHAPE. Y finalmente, tanto el conocimiento como las habilidades críticas que obtenemos de las materias SHAPE, son absolutamente fundamentales en el desarrollo de soluciones tecnológicas porque aportan el elemento humano, la comprensión de cómo los humanos vamos a interactuar con estas tecnologías que se están desarrollando.

Así que tenemos un cuerpo de habilidades que son transferibles. Un cuerpo de conocimiento que se moviliza y de cuyo uso se puede obtener valor económico. Y la fusión de esos conocimientos y habilidades con aquellas derivadas de las materias STEM para producir productos y servicios realmente innovadores.

P. Yendo ahora a la raíz del problema ¿Por qué crees que las humanidades están infravaloradas?

Como puedes imaginar, he estado pensando mucho en esto. Y creo que uno de los problemas es porque a veces son tratadas como las materias recreativas. Las cosas que haces en tu tiempo libre, caminas por una exposición, lees un libro, vas a una obra de teatro, vas a escuchar música, etc.  Creo que los productos de SHAPE son más fáciles de acceder para un no especialista…es decir puedo disfrutar de un hermoso concierto pero no puedo analizar la musicalidad de la misma. De igual modo no podría, analizar necesariamente cada elemento de todas las diferentes metáforas que se han usado en una profunda pieza de literatura. El historiador tiene su material de archivo y su investigación, sin embargo no lo necesito para poder disfrutar, por así decirlo, y participar de alguna manera en esa experiencia de escuchar la música, leer el libro, visitar una muestra.. etc. Creo que subestimamos lo difícil que es crear esa pieza de música, una pieza de arte.

Por el contrario, a menos que tengas un nivel muy alto de conocimiento técnico en una materia de STEM, hay una barrera de competencia técnica que necesitas para consumirlo. Sin embargo con las materias SHAPE, necesitas una habilidad muy alta para producir productos SHAPE de muy alto nivel, ya sea de investigación o de artes escénicas o lo que sea pero no necesitamos necesariamente tener esa habilidad para ser capaces de disfrutarla y experimentarla y obtener el máximo rendimiento de ella.

Esta es mi propia interpretación, y es muy personal. Pero creo que tenemos que tener en cuenta que sólo porque todos podamos disfrutar de Mozart no significa que todos podemos hacer lo que él hizo.

P. Volviendo a la campaña SHAPE . Aparte de crear una narrativa con el objetivo de devolver a estas materias su estatus social ¿Qué otros objetivos específicos tiene esta campaña para llegar al sistema educativo?

El primer punto es, efectivamente, tratar de crear una narrativa y eso es a la vez algo  pequeño y grande. Usar la palabra SHAPE es una cosa pequeña. Conseguir que todos usen el término SHAPE es algo muy grande. Así que uno de los objetivos en sí mismo es que crearemos la narrativa en torno a las materias SHAPE de una manera que movilice el término «SHAPE» para que sea tan natural hablar de las asignaturas STEM como de las asignaturas SHAPE. Y necesitamos centrarnos en SHAPE, y que se convierta en una parte natural del vocabulario. Pero el uso de la palabra en sí misma no es suficiente. La palabra siempre viene cargada con un contexto y un conjunto de interpretaciones y una comunidad de interpretación a su alrededor. Y lo que estamos tratando de hacer es construir esa narrativa. Pero lo segundo que intentamos hacer es crear una coalición de base amplia de personas interesadas en reconocer, promover y articular el valor de las materias SHAPE. Pero también estamos muy interesados, como digo, en trabajar con aquellos que están trabajando en STEM. Estamos muy interesados en trabajar con aquellos en el mundo académico y en la educación, pero también en los negocios y en la política y en otras áreas. Tenemos alrededor de 240 personas que se inscribieron y quieren ser parte de la coalición SHAPE y son de todo el mundo, lo cual es fantástico. Y tenemos un gran interés por parte de las escuelas en particular y de los profesores que están muy dispuestos a ayudarnos y a trabajar con nosotros para desarrollar materiales que puedan dar a sus estudiantes para explicar realmente lo que son las ciencias sociales, las humanidades y las artes y lo que puedes hacer con ellas potencialmente.  Ser capaces de articular para aquellos que están pensando en qué opciones tomar en sus vidas para que puedan tener vidas realmente satisfactorias y carreras que te permitan mantenerte habiendo sido formados en una materia de corte humanístico, ciencias sociales y artes, y qué conocimientos y habilidades tendrán antes de tomar decisiones. Este es parte del objetivo de la red.

Como digo, no estamos empezando esto en absoluto. Ya hay mucho trabajo que está ahí fuera, que es demostrar el valor de las ciencias sociales, humanidades y las artes de diferentes maneras.

Y lo que estamos tratando de hacer es aprovechar eso, pero también dar a esta comunidad más amplia el término SHAPE y algunas sugerencias en torno a la narrativa y luego esperar que caminen con ella. Quiero decir, mi esperanza personal es que en cinco años o algo así, la gente use el término SHAPE. Que coja fuerza como una bola de nieve.

P. En la actualidad las materias STEM tienen un estatus social muy positivo y los estudiantes quieren ir a la universidad y formarse en este tipo de materias. Entonces, ¿Hay alguna lección que podamos aprender de lo que pasó con la campaña STEM?

Sí, creo que es una muy buena pregunta. Llevó un tiempo. Comenzó a funcionar en los EE.UU. como un esfuerzo concertado para promover la enseñanza de las materias STEM en las escuelas y así sucesivamente. Llevó tiempo pero consiguió filtrarse a través del léxico general. Así que creo que la primera lección es que lleva tiempo. La segunda, fue que hubo un esfuerzo concertado muy dirigido a un objetivo particular.

Así que creo que también es importante tener claro dónde nos centramos para que se reconozca el valor de una asignatura, ya sea por los estudiantes, sus padres o la elección de carreras por parte de las empresas. En el mundo de las empresas no creo que tengamos un desafío, porque ahí ya las reconocen. Pero creo que el mayor desafío es a veces el de los políticos.

 Creo que la lección que podríamos añadir a eso, que creo que es muy importante, es que tenemos que valorar todas nuestras bases de conocimiento. STEM se centró en que teníamos que valorar STEM y no necesariamente preocuparnos por todo aquello que no fuese STEM. Y creo que estamos deseosos de centrarnos en la interdisciplinariedad. En la necesidad de que haya personas diferentes siempre trabajando juntas ante los desafíos comunes, ya se trate de ONG o una empresa o lo que sea, no importa. De lo que estamos hablando aquí es de una nivelación. No pretendemos ni mucho menos que se estudien menos matemáticas. Lo que estamos planteando es la necesidad de asegurarnos que la gente comprende la historia de su identidad. Tenemos una gran presión en este momento en el movimiento Black Lives Matter, por ejemplo, para la descolonización. Que es la reescritura de la historia de una nación. Sólo vamos a ser capaces de abordar algunas de estas cuestiones fundamentales si se tiene una base en las humanidades. Lo mismo pasa con el cambio climático. La ciencia es absolutamente necesaria. Pero en realidad muchos de los temas a tratar van a ser de comportamiento y acerca de cómo nosotros mismos calentamos nuestros hogares y lo que comemos, cómo ponemos precio al carbono y al plástico, por qué necesitamos reciclar el plástico y cómo creamos una economía circular. No podemos resolver estos problemas si sólo los tenemos a gente STEM o a gente SHAPE, necesitamos la combinación. Así que lo que también estamos articulando y defendiendo es el reconocimiento del valor de todos los aspectos de nuestra base de conocimientos. Tiene que ver con la idea de establecer una equidad.

Hablamos a menudo de la inteligencia artificial y ahí está clara la necesidad de tener ambas cosas. Una comprensión profunda del conjunto de datos en el que esas máquinas están siendo entrenadas para asegurarse de que son intrínsecas. Y necesitamos también de las ciencias sociales que ayuden también en términos de evaluación de la ética.

P. Para terminar nuestra conversación, me gustaría que nos ofrecieses tu visión en torno a la necesidad de SHAPE como ingrediente necesario para la regeneración del sistema y para la construcción del único futuro posible, un futuro sostenible.

Es la única manera en que podemos sobrevivir. Creo que probablemente ni siquiera nos hemos formado lo suficiente todavía en esta combinación de materias SHAPE y STEM. Por ejemplo, no creo que las materias SHAPE estén lo suficientemente involucradas en los debates sobre la biodiversidad. No hemos reconocido realmente los impactos de entender por qué perdemos la biodiversidad. La presión está en la población local, en los agricultores que están tratando de utilizar la tierra, etc. Podemos saber que la pérdida de la biodiversidad está ocurriendo como resultado de lo que estamos haciendo, en muchos casos como efecto secundario. Tenemos un discurso político dominante en torno al valor económico, pero tiene que ser filtrado con otros valores. Creo que ahora estamos empezando a entender la necesidad de la biodiversidad y podremos enmarcarla en términos de nuestro capital natural del mundo. Estamos empezando a reconocer de una manera más general las interdependencias de nosotros como sociedad, como humanos y nuestra supervivencia en el planeta. La supervivencia del planeta siempre ha sido conocida por los expertos científicos y por los expertos técnicos y los que han estado trabajando en estas áreas, pero ahora está empezando a movilizar ese conocimiento y ese discurso. Y es por eso qué los temas SHAPE son absolutamente críticos, porque tratan de la comunicación, tratan de cómo hacer que algo resuene con alguien para que realmente cambie su comportamiento aunque sea incómodo. Porque si no fuera incómodo, ya habría cambiado. Sería más fácil cambiar. Así que creo que es absolutamente esencial que sólo a través de todos los comportamientos podamos crear un futuro sostenible. Y eso es lo que tenemos que entender, lo que motiva esos comportamientos, por qué cambian en diferentes contextos, pero también tenemos que entender que en realidad para cambiar nuestros comportamientos, tenemos que aprender a valorar lo que estamos tratando de preservar o mejorar a través de ese cambio. Y las materias son SHAPE son la clave para las diferentes comprensiones culturales, para tratar las diferentes sensibilidades culturales del valor de los diferentes entornos naturales. Y sólo a través de SHAPE se puede facilitar que la gente se de cuenta de que la preservación del suelo, la fauna, los oceános, etc.. está en su interés también. Sólo así vamos a conseguir que el cambio de comportamiento se produzca. Toda la ciencia en el mundo por sí sola no va a hacer eso.

P. Necesitamos la emoción para eso, está claro. De hecho esta es una de nuestras líneas de trabajo. Nosotras, en Quiero, hablamos de la revolución de las emociones en el sentido de que buscamos tratar de transmitir la idea de que necesitamos tocar algo en lo profundo de nuestro interior, para cambiar comportamientos y actitudes y para continuar hacia adelante en este camino de regeneración hacia lo sostenible

Absolutamente. Emociones para cambiar valores. Somos bastante buenos con los incentivos también. Así que emociones e incentivos. Jajajaja!

Eso es, emociones e incentivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *