¿Lo hacemos mejor?

¿Como el COVID va a impactar a la ecuación de Desarrollo Sostenible y Empresa?: un problema global que requiere respuestas globales.

El COVID-19 nos da la oportunidad de repensar y hacer mejor muchas de las cosas que ya veníamos haciendo. La manera de entender la empresa y el desarrollo sostenible es una de ellas.

Tenemos la posibilidad de generar una transformación profunda, al menos en las 5 dimensiones de lo que desde nuestra red internacional llamamos una “Sustainable Brand” o Corporación sostenible. Desde Quiero precisamente trabajamos con ese Transformation Roadmap que guía el avance en esas 5 dimensiones.

En cuanto a la Innovación en modelos de negocio y producto/servicio, durante esta crisis hemos visto cómo muchas industrias se han adaptado para dar solución al COVID-19. Esto muestra que cuando lo necesitamos, podemos transformar los negocios rápidamente: no son sólo para las compañías pequeñas, sino también para las grandes compañías. En mis conversaciones con Paul Herman, fundador de HIP Investors, me comentaba el concepto del “millonario social” para la empresa. ¿A cuánta gente estoy ayudando? ¿Cómo puedo ser un “millonario social”? Ahí está la innovación, porque me va a llevar a generar un producto para dar respuesta a una necesidad. 

Viendo el fracaso continuo de innovaciones en nuestro día a día empresarial, no deja de sorprender cómo muchas empresas se han reconvertido en estos momentos para dar respuesta a la crisis: líneas de producción reconvertidas, sistemas de distribución…. Me preguntaba cómo las innovaciones han escalado estos días tan fácilmente. Sally Uren, CEO de Forum for Future, me apuntaba ya en una conversación reciente cuáles son las grandes enseñanzas al respecto de la innovación que hemos visto en muchos negocios estos días: para que cualquier innovación escale y prospere necesitamos un contexto que lo permita: acceso al capital correcto y el marco de políticas adecuado. Normalmente las innovaciones son “lanzadas” a un sistema que no permiten echar raíces en tierra fértil.

Si hablamos de las dimensiones de Propósito e Influencia de marca, creo que hay un salto entre el propósito contado y el propósito activado en muchas organizaciones. Hemos visto compañías tremendamente generosas y eficaces en estos momentos, pero no ha sido una revelación en cuanto a cómo activar un propósito. El problema es que un propósito no es sólo algo con lo que conectar con el exterior, la ciudadanía y la sociedad, como lo tratan algunas compañías. Un propósito es algo que debe partir del interior de la compañía, estar conectado con esos talentos y aportaciones únicas que sólo la empresa puede ofrecer, partiendo de sus realidades, sus empleados y su propia cultura interna.

Además, ese propósito debe ser palanca real de innovación. Cuando ese propósito es de verdad (de dentro hacia fuera), es mucho más fácil tomar decisiones sobre cómo actuar en esta y cualquier crisis. John Izzo, autor de libros como “The Purpose Revolution”, me comentaba en sus respuestas, como siempre profundas, la gran lectura que están haciendo y van a hacer los empleados de esta crisis respecto a sus empresas: “Se ha preocupado esta empresa de mi y de mi seguridad y salud?”. Eso queda ahí, y a pesar de la preocupación que todos podamos tener por “tener un empleo” este es un momento de la verdad que no se olvidará.

Si nos centramos en la dimensión de Gobernanza y Transparencia, sin duda vale la pena reflexionar sobre como la transparencia, la divulgación de información y colaboración está evolucionando estos días y como los roles de sociedad, empresa, administración y ciencia se van a ver alterados en la medida que abordamos cambios sistémicos.

En cuanto a Supply Chain y Operaciones, estamos viendo multitud de cambios dramáticos en estos días y la poca resiliencia que nos garantiza la globalización y descentralización productiva. También me quedo con la necesidad de como los negocios deben dar soporte a las comunidades más vulnerables de su cadena de suministro y cómo establecer realmente colaboraciones fuertes. Pero a modo de pregunta muy inicial, me quedo con una que me han hecho un par de clientes estos días: ¿dónde se queda lo ambiental en esta crisis? En el contexto de desigualdad creciente y desempleo que esta crisis va a extremar, ¿van a perder fuelle las iniciativas ambientales?

La conexión entre esta pandemia y la crisis ambiental que vivimos es evidente, y en los próximos días la didáctica se hará. La destrucción de la biodiversidad genera nuevos problemas en los equilibrios de nuestros ecosistemas, liberando o facilitando que se puedan producir determinadas distorsiones como la transmisión de enfermedades. Esto, junto con el deshielo de los polos que, entre otras cosas, libera bacterias y virus encerrados hace millones de años y el efecto de la contaminación en las ciudades lleva a los científicos a una conexión evidente entre la crisis climática y ambiental y esta pandemia.

¿Escoger entre una cosa otra? Sería imposible, están conectadas. ¿Que quizás hay empresas, preocupadas por la supervivencia que retrasan inversiones en Operaciones para la transición hacia la sostenibilidad? Puede pasar, pero se verán obligadas a compensar esa carencia en breve, porque la sociedad va a exigir esa transición. El Green New Deal se posiciona como la garantía de la recuperación económica y la sociedad empieza a entender que la salud de las personas está vinculada a la salud de los ecosistemas. No lo perdamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *