PALABRAS QUE HIEREN, PALABRAS QUE MATAN

sandra roman

Quiero Filosofía – Violencia de género: bajo la punta del iceberg

Entrevista a Sandra Román, periodista en medios como TVE, Antena 3 o La Sexta.

Tienen en sus manos un gran arma, la palabra, y el poder de denunciar y visibilizar temáticas tan complejas como la violencia de género. Los medios de comunicación son aliados para luchar contra el machismo, pero son también responsables de “moldear” y perpetuar pautas culturales contrarias. ¿La asignatura pendiente?: seguir trabajando en la formación.

“Ella no era ninguna santa”. “La vida normal de la chica violada en San Fermín: universidad, viajes y amigas”. “El asesino que mataba por amor”… Son sólo algunos ejemplos reales de titulares publicados en diversos medios de comunicación que causan indignación. Medios que con su acercamiento a la violencia de género trasmiten estereotipos sexistas, llegan a frivolizar o ponen el acento en la “culpabilidad” de las víctimas y no de los asesinos. En definitiva, informaciones que contribuyen a perpetuar las causas de la violencia y a generar vergüenza en las verdaderas víctimas: las mujeres.

Sin duda, muchas de las realidades que nos rodean y del conocimiento que adquirimos lo recibimos a través de los medios de comunicación. Nuestra idea de la realidad depende en gran parte de los contenidos -las palabras-, que se difunden en noticias, reportajes, documentales… y del lenguaje que utilizan. Palabras que son universos simbólicos que tienen la capacidad de acariciar o herir.

¿Cómo están tratando hoy los Medios de Comunicación la violencia de género y qué queda aún por hacer?

Yo como periodista me pregunto, en primer lugar, por qué no tuve una asignatura que pudiera abordar cómo se debe informar sobre violencia machista, porque es verdad que seguimos viviendo en una sociedad muy patriarcal, donde tememos un discurso muy interiorizado que nos lleva a seguir utilizando expresiones machistas.

Los periodistas tenemos un arma, que es el lenguaje, que crea pensamiento y acción. Por eso es tan importante saber qué palabras se utilizan para contar determinadas cosas. Titular algunas noticias, en relación a la violencia machista, como “muertes” sin más, cuando lo que hay son asesinatos, no es correcto. En la mayoría de las ocasiones no somos conscientes de las palabras que utilizamos.

Cada vez veo más en las redacciones algunos comportamientos y expresiones que me llaman la atención y que antes no veía. Es muy importante en este tema la formación para cuidar cómo representamos cualquier realidad en la que se incluyan mujeres.

Hace poco un compañero empezaba una noticia hablando sobre una política que iba “escoltada”, en lugar de hablar de que iba “acompañada”. Y aunque parece banal, no hablamos de “hombres escoltados”.

Además, muchas veces los medios no dan un rol protagónico a la mujer, está invisibilizada, ¿es así?

Nuestra labor de “denuncia” desde los Medios está en seguir muy pendientes y visibilizar el ataque a las mujeres. Pero también tenemos que darles voz. Por ejemplo: cuando creamos noticias, nos piden expertos. Lo primero que hacemos es ir a buscar expertos hombres, porque ya los tenemos a mano. No hacemos el esfuerzo de buscar a la misma experta mujer. Hay que encontrar referentes femeninos, tener igualdad en las fuentes.

Cuando hablamos de violencia de género, vemos que muchas víctimas no se atrevieron ni siquiera a denunciar a su maltratador. Los Medios también tienen una labor de concientizar para animar a estas mujeres a que no guarden silencio…

En los Medios está instalado el debate de si es bueno decir que la mujer denunció o no. Para una mujer que quiere denunciar es complicado ver que otra que ya lo hizo fue asesinada. Es un tema psicológico. A mi como profesional me gustaría que me dijeran cómo contar determinadas cosas para ayudar a las mujeres a no callar. Creo que lo mejor es hacer pequeños reportajes de mujeres que han denunciado para ir mostrándolo de a poco, desde una perspectiva positiva.

¿Hay algunos límites que los periodistas/Medios hayáis establecido en este tema?

No hay límites, más bien hay recomendaciones, sobre todo a la hora de si mostramos o no imágenes de mujeres víctimas de violencia de género. Y la verdad es que depende mucho de cada caso. Porque siempre pensamos en la mujer asesinada, y hay muchos tipos de violencia que no se ven.

¿Cómo mostrar estas otras violencias desde los Medios de Comunicación?

Focalizando, haciendo un ejercicio de búsqueda. Por ejemplo, las noticias sobre las “kellies” que han sufrido acoso en el trabajo. Hay que tener los ojos abiertos.

Por otra parte, es importante que los periodistas vayamos siempre a buscar fuentes oficiales para hablar de este tema. Pero también fuentes alternativas fidedignas, como las chicas de femicidio.net, que hacen un trabajo excelente a la hora de mostrar la realidad oculta con casos de violencia machista no incluidos en las listas oficiales. Porque lo cierto es que las víctimas de violencia sólo se han empezado a contabilizar oficialmente en nuestro país desde 2003. Y hay muchas más.

Hay que hacer un esfuerzo por contar las cosas de una manera lo más inclusiva posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *